AMO A CASILDA

0
171

Es éste un pueblo elegido, en medio de la pampa gringa, que da su belleza cada mañana. Conozco su vida desde que nació; desde la abuela Herminia Ponti, parida en los primeros años de la villa, 1874.

Mis huesos se agrietará aquí y eso es lo que quiero, y que mis cenizas se hagan vida en un trigal.

Cada árbol de mi pueblo me llama a su sombra; cada calle me invita a recorrerla más. Aquí nací, crecí, amé y fui feliz y aquí se separará mi alma para reencarnarse en un pájaro que vuele todo lo que no pude volar yo.

 

 

Texto: VÍCTOR CARLOS PARMA