CARTA 47

0
242

Querida

vaquita de San Antonio:

dicen

que traes suerte,

yo te digo

que traigas

lo que quieras traer.

No te condeno

a emitir suerte

porque

aquellos que no la tienen

pueden juzgarte

por haberte escabullido

de sus manos.

Vuela

y quédate

donde desees hacerlo.

Con suerte

o sin ella

tu esencia permanecerá.

(Esto es válido

también

para todos aquellos

que no somos

vaquitas de San Antonio).

Por AGUSTINA FERRAGUTTI.