EDITORIAL

0
167

Gente que se alegra porque la muerte fue por ahogo.

Gente que se desilusiona porque la muerte no fue por un balazo.

Y toda esa misma gente pide respeto mientras especula y cuenta votos para una elección.

Estamos muy enfermos.

Descansá en paz, Santiago. Y perdonanos, pibe.