ESTADO DE PAZ (segunda parte)

0
301

 

Si bien la Paz es un estado del alma, el mismo necesita un sitio donde manifestarse en los planos de tercera dimensión. Por lo tanto ese lugar hay que construirlo…HAGAMOS UN LUGAR PARA LA PAZ.

Si ampliamos el contexto mental y nos permitimos expandir el campo de posibilidades dándole un reconocimiento a la existencia del alma estaremos permitiendo que se manifieste. Ese solo acto expandirá nuestra consciencia, y cuanto más permisos demos en el futuro más se elevará nuestra consciencia, nuestra estructura será mas permisiva, flexible y abierta llevándonos al punto de ACEPTACIÓN de las realidades, realidades que como vimos en un artículo anterior está sometida a las LEYES UNIVERSALES o LEYES DE LA VIDA.

Poder apreciar la dinámica de los acontecimientos desde la óptica de las leyes del Universo ampliará más nuestra consciencia permitiendo una mayor comprensión del por qué ocurren ciertos hechos. Esto nos lleva a una mayor paz interior que genera por efecto un cambio en el entorno. En el polo opuesto a la aceptación tenemos la RESISTENCIA basada en el miedo al cambio y a la pérdida del control sobre las cosas y los acontecimientos y ni hablemos del futuro por el alto impacto de incertidumbre que crea en aquellos que resisten la aceptación de lo que ocurre.

La esencia de la Paz reside en mi corazón, sede de quien YO SOY, y mi mente es el lugar en que debo construirle un lugar para ser reconocida y que su presencia en ella impregne de su cualidad a los frutos de mi mente. Por consiguiente se hace necesario GESTIONAR MEJOR EL PENSAMIENTO, que el estado de Paz tenga su espacio en mis pensamientos y los coloree con sus matices.

El real problema está en mi mente, en sus estructuras de pensamientos que fueron implantadas por una supuesta EDUCACIÓN. El término real sería “EDUCCIÓN” del verbo EDUCIR… del latín educere…”sacar algo de una cosa”. Por lo tanto lo que tenemos como significado de educación es lo inverso ya que se nos implantan ideas, conductas, hábitos, mandatos…todo ello desde el externo cuando en realidad lo que se debería realizar es facilitar que SALGA desde el interno de nosotros quien YO SOY.

Cuando observamos la belleza de una figura esculpida en una sola pieza, somos de una sola pieza y no un amontonamiento de trozos, la pregunta más inteligente que podemos hacernos es ¿Cómo SABIA EL ARTISTA QUE DENTRO DE UNA PIEDRA O UN TRONCO HABÍA TAL BELLEZA?

El artista vio la piedra…su mente creativa imaginó la figura y le QUITÓ lo que le sobraba para dejarla al descubierto y todos aprecien la belleza. Los docentes deberían ser artistas que vean la belleza que hay en cada uno de sus alumnos y su trabajo sea retirar aquello que la cubre.

Pero para muchos ese momento ya pasó y hoy nos queda ser nuestros propios maestros y quitarnos personalmente aquello que oculta nuestra real belleza. Para tamaña tarea es necesario polarizarnos en el pensamiento positivo, DISCERNIR EN LUGAR DE JUZGAR, TRANSFORMARNOS EN NUESTRO OBSERVADOR.

 

 

Por MIGUEL PIGOZZI.

angelmiguel@yahoo.com.ar