ISSIDRISS

0
2749

Escribir sobre ciudades intraterrenas no es novedoso, múltiples artículos y libros están publicados en distintos medios, para los argentinos tampoco es nuevo debido a la difundida Ciudad Intraterrena de E.R.K.S. en el cerro Uritorco en las inmediaciones de la ciudad cordobesa de Capilla del Monte. Pero desde la década del 80 un nuevo centro intraterreno comenzó a tener difusión, con asiento en El Challao en los perímetros de la Ciudad de Mendoza.

Una persona, Verónica Lizana (KERVHER)  la hizo conocida en el mundo a través de su primer libro ISIDRIS CIUDAD DORADA INTRATERRENA.

La imponente imagen del Volcán Maipo se ha transformado en un referente a la hora de hablar de la Nueva Ciudad Intraterrena de Issidriss dado que en este punto se halla el Santuario de dicha Ciudad de Luz.

Issidriss comenzó a conocerse masivamente, como dije, de la mano de Verónica Kervher, autora de dos libros sobre este tema, el último publicado recientemente, “ISSIDRISS Vibración 9”. Mendocina de nacimiento, la autora reside desde hace más de 10 años en Canadá.

Nótese la diferencia en la escritura del nombre que pasa de 7 letras en la primera publicación a 9 letras en la segunda… en resonancia con el cambio de vibración y su correspondiente expansión en la zona física en la que se irradia su energía.

En enero de este año 2017 retornó al país a presentar su nuevo libro, un legado recibido a través de comunicaciones con Seres de Issidriss quienes entregaron un mapa con los centros energéticos principales de América del Sur y un protocolo de trabajo para conectar con las vibraciones de cada vórtice revelado.

Ocupando una vastísima extensión los doce vórtices de esta Ciudad de hallan recostados sobre la Cordillera de los Andes en forma de ocho con su punto de intersección en la Laguna del Diamante, a escasos metros del pie del Volcán Maipo.

Trabajar aplicando las leyes universales precipitó como consecuencia que viajara a Mendoza (junto a otros integrantes del grupo de meditación para la CONSCIENCIA DEL NUEVO HUMANO) y participara junto a la autora de una recorrida por algunos de los vórtices energéticos de Issidriss. Expreso en este espacio el agradecimiento por la invitación personalizada que recibimos para integrar un grupo limitado de personas para asistir a la Laguna del Diamante.

Las experiencias vividas son muy complejas de volcar en palabras sobre un papel, pero fui testigo presencial o mejor dicho vivencial de las energías que emanan esos lugares y las manifestaciones de las presencias de entidades que en forma etérica y luminosa pueblan esos lares.

Como en todos los sitios en los que se localizan estas ciudades se suelen registrar avistamientos de objetos no identificados, el viaje a Issidriss no careció de este ingrediente. En la noche gélida del 26 y madrugada del 27(9) de Enero, a 3.330(9) metros de altura, con una temperatura de 5 grados bajo cero, la luna nueva dejó ver el mar de estrellas que nos rodea, como diciéndonos que si cada estrella es un sol y cada sol tiene un sistema de planetas son nulas las posibilidades que seamos los únicos habitantes del cosmos.

Hasta que ante los ojos de más de una veintena de almas asomaran desde los picos de Los Andes Chilenos luces que se encargaron de demostrar que no eran aviones, satélites, o estaciones espaciales ni meteorológicas. Porque ningún objeto de los conocidos y nombrados realiza los movimientos que vimos realizar, cambiar de tamaño y color, desplazarse en un sentido y al instante hacerlo hacia el lado opuesto.

Para muestra basta un botón reza un dicho popular, y aquí fue el botón de muestra del cúmulo de experiencias compartidas en un punto de la Argentina que se destaca por el turismo y ahora por las energías que emergen desde las profundidades de sus maravillosos paisajes.

Un nuevo espacio natural para aquellos que hacen del ejercicio de la meditación una práctica y método de vida los espera con los brazos abiertos y el corazón vibrante de Luz…