LOS ESTIGMATIZADOS

0
240

¿Cómo debe hacer el hombre para domar a las bestias que habitan en su interior? Interior sesgado y ultrajado, invadido por demasiada información que penetra desde el exterior. Se dice que a las bestias hay que calmarlas, dosificarlas, apaciguar su instinto. He aquí la ruptura entre lo humano y lo animal. La bestia de nuestro interior está tomada por los límites que impone la cultura, por una fuerza que la deja sin efecto, aunque a veces su barrera se traspasa. Es una bestia cuya voracidad es más fuerte que la del animal que representa, pero se debe calmar su instinto porque sino el peso de la sociedad recae sobre ella y ya no hay vuelta atrás. Las locas bestias quedan aisladas, limitadas en su acción por la pastilla del día a día. Apartadas de la comunidad de la cual son creación y síntoma. Algo nos quieren decir, algo no se pueden callar. Son la manifestación de la indiferencia que nos habita. Duele ver a estas bestias porque son nuestro propio espejo, nos demuestran que algo no anda bien, pero no son ellos sino nosotros que no lo supimos ver.

 

Por AGUSTINA FERRAGUTTI