PASARON LAS P.A.S.O.

0
158

 

Finalmente, el pueblo votó. El pasado domingo se llevaron a cabo las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (P.A.S.O.), que definieron las listas con sus respectivos candidatos para poner a consideración de la ciudadanía en la batalla final, en las Elecciones Generales del próximo domingo 22 de octubre.

Como se ha reiterado, hubo en estas elecciones primarias agrupaciones políticas que no participaron de la interna, y que habiendo superado el 1,5 % requerido por la ley electoral estarán presentes en las generales, y agrupaciones que presentaron distintas listas que sí compitieron entre sí, conformando las listas definitivas que participarán en octubre.

 

LOS NÚMEROS

A nivel agrupaciones políticas, el FRENTE JUSTICIALISTA, con la sumatoria de sus cuatro listas, fue el partido ganador de las primarias con 7223 votos.

A nivel candidatos, el más votado fue Andrés Golosetti, del “Nuevo Espacio Santafesino” dentro del Frente Justicialista, que obtuvo con la lista que encabezaba junto a Germán Zarantonello, 3675 votos.

Las demás listas dentro del Justicialismo estuvieron lejos de la anterior: María Alejandra “Bettina” Miori, de la lista “Mística Casilda” se ubicó segunda en esa interna, con 1477 votos; Franca Bonifazzi, del “Frente Ciudadano para la Victoria”, logró 1216, y Luis Bracaccini, de la lista “17 de Octubre”,  obtuvo 855.

Teniendo en cuenta estos resultados, luego de las P.A.S.O. la lista definitiva del Justicialismo para el 22 de octubre estará integrada por Golosetti, Zarantonello y Miori.

El FRENTE PROGRESISTA CÍVICO Y SOCIAL logró, sumando los votos obtenidos por las dos listas que dentro de esa agrupación fueron a internas, 4880 votos, ubicándose como segunda fuerza.

Esos votos provienen de los obtenidos por Mauricio Plancich, que con la lista que encabezaba secundado por José Luis Rodriguez (“Adelante Casilda”) logró 3580 votos, convirtiéndose en el segundo candidato más votado, a apenas 95 votos de Golosetti, y de los logrados por la lista “Miremos Casilda”, que lideraba Alejandro Lopíccolo acompañado por Daniela Castagna, con 1300 votos.

La lista definitiva del Frente Progresista Cívico y Social para las generales quedó conformada por Plancich, Rodriguez y Castagna.

Con respecto a quienes participaron sin tener internas, los candidatos más votados fueron Alberto Julio Yualé, de “Cambiemos Casilda”, que obtuvo 2967 votos, y Manuela Bonis, de la “Fuerza Popular Casildense”, con 2346.

Les siguieron Ariel Piziccotti, de “Frente para el Cambio”, con 528 votos, Juan Carlos Belletti, del “Frente Honestidad y Esperanza”, con 410, y Norberto Lima, de “Unite por Casilda”, con 302 sufragios.

No es un dato menor consignar que los votos nulos y en blanco fueron 2983.

 

CONSIDERACIONES

Toda elección deja, o al menos debe dejar, una lectura. Y los votos de la gente, un mensaje.

El Justicialismo logró nuevamente ganar una elección, luego de la derrota de 2015, que llevó a Juan José Sarasola a ganar la Municipalidad de Casilda luego de 28 años de predominio peronista.

Aquella derrota, aunque previsible por diversos motivos de ese tiempo, dejó al Justicialismo local profundamente herido. Casi perplejo.

En este 207, tuvieron la inteligencia de agruparse, ir juntos a una gran interna (en coincidencia con lo concretado a nivel provincial), y así volver al triunfo. La lista de Golosetti y Zarantonello, amparada por el Senador Eduardo Rosconi (quien acompañó a los candidatos en toda la campaña) se alzó con la victoria en la interna, tal como decíamos más arriba. Las demás, si bien muy por debajo, sumaron a la cifra global final.

Será ahora tarea de los justicialistas ser capaces de ir juntos a la elección de octubre. Si logran concretar el axioma que reza “todos juntos acompañando al que ganó”, tienen ciertas posibilidades de conseguir en octubre un triunfo que les permita ubicar en el Concejo Municipal a los dos hombres que encabezan la lista que competirá en representación del partido.

De todos modos, las generales serán una elección distintas a las P.A.S.O. Y si bien el trabajo en conjunto rinde resultados, es sabido que los votos no pertenecen a los candidatos sino a la gente.

¿Quiénes votaron a Bettina, votarán a Golosetti y Zarantonello? ¿Lo harán quienes votaron a Franca o a Luisito? ¿Serán capaces de tomar octubre como la gran oportunidad del impulso importante para el intento de recuperar el Gobierno de la Ciudad en 2019?

Esas preguntas seguramente son las que se formulan, en voz alta o en silencio, los integrantes del Frente Progresista Cívico y Social. La elección del domingo fue para ellos un golpe duro, aunque no lo reconozcan públicamente. Esperaban otro resultado. Más aún teniendo en cuenta que estas elecciones intermedias son de alguna manera una forma de plebiscitar la gestión del Ejecutivo. Sumado a eso, la necesidad de mantener la mayoría en el Concejo. Y como agregado, que obviamente también ellos piensan en la continuidad del proyecto en 2019.

¿Podrá el Frente Progresista revertir la elección? ¿Los votos obtenidos por Lopiccolo, de muy buena elección, acompañarán a Plancich y Rodriguez?

Todas respuestas que sólo el tiempo podrá despejar, y fundamentalmente los votos contados en octubre.

Sí es verdad, reiterando que las generales serán una historia distinta a las primarias, que hay casos concretos de personas que en las P.A.S.O. votaron en blanco o anularon su voto, que votarán por un candidato en octubre. Como que hay quienes votaron de una manera el domingo y votarán de otra manera en octubre. Incluso, quienes no fueron a votar –pese a la obligatoriedad de hacerlo- en las primarias por considerar no tenían por qué decidir una interna partidaria, pero que sí irán a votar en las generales.

De estos conceptos abrevan en “Cambiemos Casilda” y en la “Fuerza Popular Casildense”:  Yualé y Bonis, respectivamente.

Ambos hicieron una excelente elección. Yualé, con una campaña austera y simple, acompañado del “sello” de su partido. Manuela, con un proyecto sostenido con su equipo de trabajo desde hace meses basado en la militancia y en la presencia social. Y ambos saben que se renuevan 3 bancas… Si el Justicialismo o el Frente Progresista no logran ubicar el 1-2, dejando el 3 para quien resulte segundo, será el 1-1-1… Luego de las P.A.S.O., todo indica que, si ninguna fuerza los duplica en votos,  la “pelea” por  esa tercera banca sería entre ellos.

Finalmente, dos mensajes que las urnas han dejado y que los políticos deben tener la responsabilidad y la habilidad para interpretar:

Uno de ellos, la cantidad de votos nulos y en blanco. Si bien puede ser producto de un sistema no por toda la gente conocido, es indudable que mucha gente no quiso votar por ningún candidato. Un llamado de atención que la dirigencia política debe atender y entender.

El segundo, dirigido a la actual gestión municipal. El resultado, lejos del que esperaban, tal como ya decíamos, debe serles útil para una profunda autocrítica, entender lo que la gente les está diciendo y dedicarse a remedar los errores. No para revertir el resultado de las P.A.S.O. en octubre: fundamentalmente, para poder gobernar mejor en los más de dos años que les quedan de gestión.

¿Qué pasará en las generales del 22 de octubre? Difícil es establecerlo. Sería hacer futurología, lo que además de no corresponder siempre es riesgoso. Mucho más riesgoso en política… Y mucho más en Casilda…

Para quienes somos neutrales, el panorama es apasionante desde lo político en vistas a lo que se viene. Habrá que esperar los próximos movimientos de esta gigantesca partida de ajedrez de la que todos, sin excepción por ser ciudadanos,  no sólo somos testigos sino también protagonistas.

 

 

 

Por GUILLERMO MONCLÚS