SOBRE ARCAÍSMOS (Primera Parte)

0
619

 

Los arcaísmos son palabras que caen en desuso y desaparecen. Cientos de sustantivos de uso común hace cincuenta años se encuentran hoy al borde de la desaparición. Ejemplos de arcaísmos gramaticales del español peninsular respecto del español de América son: vosotros por ustedes, se me hace por me parece, ¿qué tanto …? por ¿cuánto …?, muy noche por muy de noche, dizque por supuestamente, antier por anteayer, truje por traje, onde por donde, farina por harina, vide por vea, fierro por hierro. También existen los denominados arcaísmos léxicos: pararse por ponerse de pie, anteojos por gafas, platicar por conversar, prieto por oscuro, esculcar por registrar o husmear, recibirse por graduarse o alberca por piscina. Cuando se habla de arcaísmos en una lengua que tiene diferentes variantes geográficas como el español, se debe tener en cuenta que hay términos que pueden ser arcaicos o no usados en algunos lugares; pero conservados o usados en otro ámbito geográfico: en América se usan palabras que son consideradas antiguas en España (cobija, pollera). Se pueden distinguir arcaísmos de expresión (acalenturado por febril, aguaitar por acechar o mirar, crespo por rizado, frazada por manta) y arcaísmos semánticos (recordar usado actualmente con el significado de traer a la memoria pero que posee también el de despertar, con el cual resulta arcaico).

Más ejemplos: alcornoque/paparulo: tonto; amueblado: hotel alojamiento; asunto: menstruación; arrastrar el ala: cortejar; armatoste: objeto tosco; alcancía: recipiente para guardar dinero; arrumacos: mimos; angurriento: comilón; babieca: poco inteligente; badulaque: irresponsable; bagayo: persona fea; bagre: mujer fea; buen mozo: hombre atractivo; batifondo/barullo/bolonqui/bochinche: lío; berretín: antojo; bicoca: oportunidad; botarate; biyuya: dinero; busarda: barriga; cajetilla: elegante; casaca/chomba: remera; camandulero: embrollador; cachivache: objeto sin valor económico; cascarrabias: de carácter hosco; cocorita: persona desafiante; cusifai: despectivo al hablar de alguien; chapar: besar apasionadamente; chitrulo: tonto; chambón: torpe; churro/a: dicho de una persona bien parecida; chupamedias/olfa: obsecuente; chirimbolo: adorno llamativo; despiplume/despiole: lío; descuajeringado: maltrecho, desarmado; damajuana: botellón de vidrio grande, encinta: embarazada; farolero: cuentero; fanfarrón: creído; filito: novia/o; galocha: fundas para zapatos cuando llueve; gracia: nombre de persona; ñaupa: de hace mucho tiempo; onomástico: cumpleaños;

pánfilo/papanatas/pelafustán/zopenco: tonto; pendorcho: cualquier cosa que se agrega; picaflor: mujeriego; pifiar: errar; pizpireta: mujer vivaz; poligrillo: persona que no tiene nada; ponchada: mucha cantidad; pijotero: mezquino; socotroco: algo grande y desproporcionado; tamangos: zapatos; tarambana: medio alocado; tarro: suerte, nalgas femeninas; tarúpido: mezcla de tarado y estúpido; tricota: suéter; vaquero: yin; zaguán; zaparrastroso: desprolijo; zamborotudo: tosco y mal formado.

 

 

Por MARCELA RUIZ.