«TALI» BELGA RECORDÓ EN RADIO DEL SUR A UN PIONERO DEL PERIODISMO CASILDENSE: SU PADRE HORACIO

0
303

En este “Día del Periodista”, RADIO DEL SUR dialogó con María Carmen “Tali” Belga, hija de Horacio H. Belga, Fundador de “La Nota de Caseros”, un pionero del periodismo de nuestra Ciudad.

El 5 de marzo de 1923, un periódico apareció en las calles de Casilda: “La Nota”, fundada por Horacio H. Belga. Unos años después, en 1928, cambiaría su nombre por “La Nota de Caseros”.

La querida y reconocida María del Carmen “Tali” Belga, hija de Horacio, recordó en el Programa “Mañanas del Sur” de FM 90.5 ese oficio desarrollado por su padre, uno de los pioneros en el periodismo de Casilda y la Región, recordado por sus férreos principios.

“Me acuerdo de mi padre cada día, pero en el Día del Periodista muy especialmente”, dice “Tali”.

“Mi infancia transcurrió entre las máquinas de tipografía, el olor a tinta, las guillotinas para cortar las hojas del periódico, y el trabajo de mi padre, ya que el taller funcionaba en mi casa, donde aún vivo, sobre Lisandro de la Torre”, comenta.

Expresa que “los valores que tenía mi padre eran inclaudicables… Él publicaba la verdad… Y no transaba con nada”.

«Era un trabajo artesanal… Tipear a mano, luego imprimir, luego cortar las hojas, hacer los paquetes, distribuirlos y llevarlo al Correo para que sean despachados», recuerda.

Y al respecto recuerda una anécdota: “A finales de la década del ´40, lo recuerdo muy bien porque mi hermana y yo éramos chicas, llegaron a casa unos hombres. Mi padre denunciaba desde las páginas del periódico el juego clandestino. Esos hombres llegaron con la propuesta de que dejara de publicar sobre el tema, a cambio de dinero, que le permitiría vivir como rico toda su vida… Mi padre los echó a empujones de la casa…”

Era célebre en la época la página central del periódico: llevaba por título “Alfirazos”, y ahí Belga escribía todo aquello que él veía mal en la comunidad, con espíritu crítico y severo.

“Tenía una moral muy alta, con altos valores, que nos inculcó desde chicas. Muchas veces me pregunto qué escribiría en su periódico mi padre en tiempos actuales… No le gustarían para nada algunas cosas que ocurren”, dice “Tali”.

Una frase se hizo lema de aquél periódico. La misma, impresa en cada edición del diario, expresaba “No me importa el aplauso ni el insulto. Cuando yo lance una verdad de bloque, me ha de insultar aquél a quien provoque y me ha de aplaudir aquél a quien defienda»

“Siempre la tengo presente… Es la esencia de mi padre, en su tarea periodística y humana”, comenta con lógico orgullo.

Esta es la nota completa: