TOMAT LO HIZO

0
333

En política, un hecho resonante puede estar configurado por distintos episodios: puede ser una decisión, una renuncia, una designación o un desplazamiento. En estos tiempos de redes sociales, una fotografía puede llegar a conformar un hecho políticamente resonante. Y si la fotografía en cuestión muestra al actual Secretario de Gobierno del DEM, Pablo Tomat,  posando en una reunión privada con el Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, esa resonancia más que ser tal  es un ruido contundente por su significado y su simbolismo.

Es lo que ocurrió en la tarde de este martes 9 de octubre, cuando a las 18.22, el mismo Tomat publicó en su perfil de Facebook la foto en cuestión, acompañada de un lacónico y breve comentario: «Esta tarde, junto al Gobernador».

El pasado jueves, la nota de tapa de «La Nueva Senda Digital» trazaba una posible proyección de candidatos, alianzas y estrategias en vistas a la contienda electoral de 2019, bajo el título de «El 2019 viene asomando…». Sobre el final de ese artículo, decíamos textualmente:

«Quedan dos dudas. (…)  La otra, más difusa, aunque tiene nombre y apellido: Pablo Tomat. Él ha manifestado que si Sarasola va como candidato, acompañará. Pero en caso que no sea Sarasola, daría un portazo a la actual gestión e intentaría su propio proyecto. Bien, Sarasola va, pero de todos modos habría que estar atentos a los próximos movimientos del socialista Secretario de Gobierno de la actual gestión».

Algunos gestos, algunas posturas, e incluso algunas publicaciones también en redes sociales -que parecen cada vez más ser la herramienta elegida por muchos políticos para pronunciarse expresa o subliminalmente-  por parte de Tomat nos apuntaban en la dirección plasmada en la nota mencionada. Pocos días pasaron para confirmar que no nos equivocábamos.

La publicación de la fotografía de los sonrientes Tomat y Lifschitz, en un ambiente reservado y familiar, provocó algo similar a lo que podría producir una bomba caída en medio del Ejecutivo local. No porque les haya sorprendido demasiado, sino porque no esperaban que «el anuncio» fuera de esta manera.

¿Cuál anuncio, se preguntarán algunos? Pues bien, el sutil -¿sutil?- anuncio de una candidatura o precandidatura de Pablo Tomat a Intendente de Casilda, respaldado por el socialismo gobernante en la Provincia de la mano del mismo Gobernador.

Hay una situación que puede graficar la sensación y reacción de Sarasola y su entorno. Si bien Tomat manifestó públicamente que había informado al Intendente de Casilda de su viaje a la Ciudad de Rosario a reunirse con con el Gobernador que visitaba esa Ciudad, evidentemente no imaginaban la publicación de una foto que claramente proyecta más de lo que muestra.

Quizás eso sí los tomó de sorpresa. Quizás por eso, a pocos minutos de la publicación en Facebook de la imagen, Sarasola llamó varias veces por teléfono a Tomat, hasta que éste lo atendió. El contenido de esa charla lo desconocemos, y queda en la respetable confidencialidad de una conversación privada.

Tomat había manifestado, tal como enunciáramos en la nota de tapa antes referida, que si Sarasola iba por la reelección, él no competiría, sino que lo acompañaría. ¿Y entonces? Entonces que una relación nunca del todo armónica entre la máxima jefatura política de la Ciudad y el Secretario de Gobierno pudo haberse roto más bruscamente en el último tiempo… O «entonces» que en política ningún dicho deja de ser relativo…

En la mañana de este miércoles, Pablo Tomat, últimamente no muy amigo de las notas periodísticas, y seguramente conciente de la repercusión de su publicación facebookiana (cabe consignar que no la hizo desde su cuenta oficial de Secretario de Gobierno sino de la suya personal), dio una entrevista al programa «El Equipo de la Mañana», de Record 91.1.

Con la cintura política de su larga militancia, evitó afirmaciones categóricas. Y las evitó en cualquier sentido:

«No descarto nada. Tenemos que llevar a cabo la mejor estrategia para seguir gobernando Casilda. Con el Gobernador nos conocemos de hace mucho tiempo, y fue una charla de consejos entre amigos. No tengo en este momento una decisión tomada. Como dice el Gobernador, todos los que estamos en política queremos ser presidente. Pero no me quita el sueño, ni me lleva a una disputa de poder interno. En 2019, trataré de aportar desde el lugar en el que me toque estar». Con respecto a otros detalles de la reunión con Lifschitz, prefirió «dejarlos en la reserva de una charla privada»…

Más allá de los dichos, las percepciones, las imaginaciones y las decepciones, de nuestra parte estamos en condiciones de afirmar que en este momento Pablo Tomat está dispuesto a enfrentar electoralmente a Juan José Sarasola en una interna el año próximo, que determine quién será el candidato del Frente Progresista a Intendente en las generales de ese año.

Sería una lucha apasionante: si bien ya compitieron en 2015, ganando Juan José, en ese momento ambos eran opositores al partido gobernante hasta entonces en la Ciudad. Una interna entre ambos, siendo uno Intendente y otro Secretario de Gobierno de una misma gestión, movilizaría un especial interés.

Siendo así, ¿quienes apoyarían a Tomat? No parece contar con el respaldo de viejos compañeros socialistas, ahora funcionarios inclinados al Intendente radical. Pero sí todavía con el apoyo de algunos otros. Dentro del Frente, y en la misma publicación de Tomat un referente de la Democracia Progresista lo dejó plasmado, esa fuerza estaría dispuesta a seguirlo. Y se deben considerar dos elementos más: quienes podrían «jugar» en esta interna sin ser del Frente, y la por este tiempo súper requerida Fuerza Popular Casildense, a la que Tomat se ha acercado de una manera concreta.

Cabría otra posibilidad: no ir a internas con Sarasola, y competir por el máximo cargo político de la Ciudad «por afuera», a través de una agrupación vecinalista. Suena dificultoso, ya que sería «romper» el Frente, y no resulta imaginable que desde Santa Fe puedan avalar tal movida.

De todos modos, aseverar contundentemente algo, en cualquier sentido, sería demasiado aventurado todavía.

Lo que sí es indudable, que recorrer las tan mentadas redes sociales en la últimas horas, resulta un ejercicio interesantemente divertido:

La publicación de Tomat, recibiendo los clásicos «me gusta» de parte de muchos que lo hacen sinceramente y de otros que son actuales funcionarios o personas perteneciente al círculo cercano de Sarasola y en los que se adivina cierta ironía en esa expresión de «gustarles»  lo publicado por Pablo… Publicaciones de medios de comunicación dando a conocer este tema, recibiendo «me gusta» de figuras políticas antes cercanas al actual Intendente y ahora distanciadas de él… Una publicación de una dirigente radical con expresiones referidas a «lealtades, deslealtades y puñales clavados en la espalda», recibiendo curiosamente «me gusta» de los mismos que dieron «me gusta» a la publicación de Tomat, y de otros que genuinamente respaldan esos dichos y que antes estuvieron cercanos a Tomat y ahora distanciados… Es decir, todo un panorama a leer entre líneas, o no tanto…

Un hecho resonante en política, en tiempos de redes sociales, puede provenir de la publicación de una foto. Pablo Tomat, el Secretario de Gobierno de Sarasola, el amigo del Gobernador, el hijo de El Negro, lo hizo.

Sin embargo, y como no puede ser de otra manera,esta historia continuará…

 

Por GUILLERMO MONCLÚS