«VISCERAL MENTE», por AMPARO LECCESE

0
856

FUIMOS

Fuimos cazadores furtivos,

en delirante carrera,

por atraparnos como presas.

Dos animales hambrientos,

en busca de carne y fuego.

Fuimos los angeles caídos,

expulsados del paraíso,

mirándonos, tocándonos,

bebiendo de lo prohibido, impúdicamente ciegos por el deseo.

Bocas ávidas de miel y de sangre

Manos urgentes,

arrancándonos la ropa.

Tus labios rozando las oquedades de mi infierno,

ardiéndonos la piel y la mesura.

Mis besos delineando tus milagros y atrapándote en mi cielo.

Vertiginosas sensaciones

Caricias indecentes

Cópula incesante

Relojes pausados en noches sin sueño.

Fuimos la maldita insensatez de  querernos,

a sabiendas de los látigos,

que traería el destino.

Pecadoras almas insaciables,

carentes de sosiego.

Decidimos erróneamente quemarnos sin medir las consecuencias, abrazados a las ganas voraces,

de deleitarnos con el festín,

que nos esperaba en cada encuentro.

Sordos de tanto ruido,

aturdidos de tanto silencio,

nos batimos en duelo de cuerpos desnudos y sexos ardientes.

Fuimos el instinto y la incoherencia

La delicia y el castigo

La inagotable fuente de gemidos

y el rechazo total,

al prudente freno del ocaso.

Fuimos la fatalidad de la caída libre

y el golpe asertivo,

que definitivamente,

nos otorgó la muerte.

Fuimos efímeros amantes…

Fuimos eternos.

 

Por AMPARO LECCESE – Escritora