ÁRBOL TESTIGO

0
138

 

Decidiste allí esperarla,

Como siempre, en el mismo lugar,

Pues sabías que ella un día,

Volvería a llorar

 

Preferiste mantenerte en pié,

Amenazado por el río,

Preferiste hacerte fuerte,

Y armonizar con su ruido.

 

Marioneta del tornado,

Monstruo de la ventana del niño,

Si pudiéramos crecer igual, en paz,

Ante el dolor, ante el descuido.

 

Imagino tus secretos,

Mirándote en la laguna,

Te imagino allí impaciente,

Por contárselo a la luna.

 

Sin querer fuiste testigo,

Acostado, en la ruta del milagro,

Alentaste al hombre inmóvil,

Solo intentaste abrazarlo.

 

Padre del aire, pulmón de la tierra,

Desearía verte siempre elegante,

Mientras me alejo en las mañanas,

Cuando te pierdo entre la niebla.

 

Texto y fotografía: ALEJANDRO LOPÍCCOLO (en conmemoración al «Día del Árbol», 29 de Agosto)