CASILDENSES VIAJARON AL SUR PARA DESAFIAR AL VOLCÁN LANIN

0
168

Juan José Campos, Patricio Kovacevich, Fernando Montiel, Rubén Martínez, Emiliano Bessone, Luciano Serenelli y Celeste Bulgheroni se animaron al desafío y cumplieron el sueño de escalar este hermoso volcán que limita Argentina y Chile.

La travesía tiene un cronograma de tres días, en ese periodo de tiempo tenes que lograr cumplir el objetivo. El contingente de Casilda, decidió subir por el lado de Chile, es más empinado y difícil pero en el parque nacional de ese país podes dormir dos noches, mientras que del lado argentino, solo una. Por esa razón y por si fallaba el primer intento, eligieron escalar por el país vecino.

El recorrido era el siguiente: En primera instancia se subía hasta llegar al campamento el día viernes, una vez en el lugar dormían hasta la madrugada del sábado y desde ahí no paraban hasta la cumbre. Ese trayecto era aproximadamente de 14 o 16 horas, contando el regreso al campamento.

La primera parte del trayecto lograron hacerla a la perfección, 5 horas de caminata hasta la base, que se le llama a un lugar medianamente plano del volcán. Ahí armaron sus carpas para comer y descansar y en la madrugada emprender la parte final. Vale aclarar que comieron y se quedaron todo el tiempo refugiados en sus carpas porque se había levantado un fuerte viento.

Ese viento complicó la parte final del recorrido, ya que en la cima el viento tenía una velocidad de 70 km aproximadamente. La noche iba pasando y los guías no les daban aviso de nada para llegar a la parte alta. En ese momento ellos mismos empezaron a imaginarse que algo andaba mal. Y efectivamente, el viento no permitió que puedan llegar a la parte alta del volcán, la naturaleza fue más fuerte.

Celeste Bulgheroni, parte de esta experiencia, dialogó con La Nueva Senda y contó sus sensaciones: “La travesía se empieza a vivir viajando, cuando vimos por primera vez el volcán le empezamos a tener un poco más de respeto, era imponente”.

A la vez se refirió a la noticia de que no se podía llegar a cumbre, Bulgheroni dijo que a medida que iba pasando la noche ellos se daban cuenta que algo pasaba y cuando los guías les avisaron que no se iba a poder llegar fue un momento muy feo. “Sentir que la naturaleza te ganó es muy fuerte, pero hay que entenderlo”, cerró.

Para finalizar mencionó que a pesar de no poder subir a la cima, se dio todo con normalidad y ninguno de sus compañeros sufrió ningún inconveniente. “El día que nos quedó sin actividades lo disfrutamos en Chile para no perderlo”, Culminó.

Este grupo de casildenses están felices por intentarlo pero les queda una deuda pendiente, llegar a lo más alto del hermoso volcán Lanin. Ellos mismos, se encasillan en la siguiente frase: “El objetivo no se cumplió, pero queda pendiente, vamos a volver por la cumbre del Lanin”.