EL PORCENTAJE DE CONDUCTORES ALCOHOLIZADOS SIGUE BAJANDO

0
104

En los operativos que se llevaron a cabo entre el lunes 31 de julio hasta este domingo 6 de agosto, se controlaron 468 (cuatrocientos sesenta y ocho) vehículos, entre autos y motos, se labraron 63 (sesenta y tres) actas de infracción y se secuestraron 10 (diez) vehículos, cinco de ellos son motocicletas y los cinco restantes son automóviles. Las causas de los secuestros son escapes adulterados, conducción de menores de edad, conducción sin casco, y vehículos sin patente y sin documentación.

Además, en la madrugada del domingo 6 de agosto se realizaron controles de alcoholemia en la zona céntrica de la ciudad. Se realizaron 140 (ciento cuarenta) controles, de los cuales cinco arrojaron resultados positivos de presencia de alcohol en sangre, con mediciones que van de 0,58 a 1,30. Se labraron ocho actas de infracción, y se secuestraron 4 (cuatro) vehículos, siendo una motocicleta y tres automóviles.

Con estos resultados, el porcentaje de conductores alcoholizados continúa bajando, ubicándose en el 3,5% del total de controles realizados. Es de destacar que al inicio de esta gestión, en diciembre de 2015, la estadística arrojaba que alrededor del 35% de los conductores, manejaba alcoholizado.

“Con mucho esfuerzo, y mucho trabajo, desde el Municipio encaramos esto que es una política de estado y vamos bajando ese porcentaje que redunda en estar más seguros a la hora de transitar. Sabemos que la alcoholemia cero es casi imposible de alcanzar, pero seguiremos trabajando en pos de alcanzar esa meta y que algún día nadie conduzca después de haber tomado alcohol” manifestó Federico Censi, secretario de Prevención y Seguridad Ciudadana.

La intención de la Municipalidad de Casilda con estos controles es cuidar el bien más preciado de sus ciudadanos, que es la vida, tanto de los que se conducen en vehículos como también de los peatones que puedan ser víctimas de conductores alcoholizados. El no dejar seguir a conductores alcoholizados previene siniestros y sus consecuencias.

El llevar adelante estos controles es una política de estado que continuará en el tiempo, siempre pensando en la seguridad de la ciudad, en la seguridad de su gente y en CUIDAR LA VIDA.