EQUIPO QUE NO GANA SE TOCA

0
125

Fue antes de la elecciones que el Intendente Municipal había adelantado antes d fin de año se producirían cambios en su elenco de colaboradores. De todos modos, evidentemente el resultado electoral, que relegó al candidato oficialista al tercer lugar en la contienda por las bancas al Concejo, reafirmó y ratificó la decisión de Juan José Sarasola.

Recordemos que se había producido ya dos bajas en el Gabinete. Una de ellas, quizás la más sorpresiva, se conoció apenas unos pocos días después de asumir la gestión municipal. El designado Secretario de la Producción Juan Dalla Lana hacía abandono de su cargo, luego de idas y vueltas y de un episodio nunca del todo aclarado. La argumentación oficial daba cuenta de la imposibilidad del fugaz funcionario de llevar a cabo la función pública y su actividad privada. Nadie fue nombrado en su reemplazo, recayendo el área en la de por sí amplia Secretaría de Planeamiento Urbano y Vivienda a cargo de Fernando Sambrailo. A los efectos de prolijar en algo la cuestión, al tiempo se creó una Subsecretaría de la Producción, dentro del ámbito de la anterior, designándose al frente a María Laura Paglialonga.

La segunda renuncia se conoció a pocos días de las elecciones. El Director de Fortalecimientto Institucional, José “Pepe” Latini, dejó su cargo argumentando no le resultaba posible seguir en esa función y a la vez mantener su actividad laboral particular. Cabe señalar que Latini tenía bajo su órbita todo lo atinente al deporte municipal. El intendente intentó retenerlo, pero Latini, que había presentado su dimisión a comienzos de setiembre de este año, se mantuvo firme en la misma. Sin que hubiese sido designado nadie en su lugar, tomó a su cargo lo referente a los temas que Latini desempeñara el Secretario de Cultura y Educación, José Luis Rodriguez, ya que la Dirección acéfala está dentro de la órbita de su área.

El pasado día lunes, en una rueda de prensa en medio de café con mediaslunas, el intendente oficializó nuevos cambios, que coincidían con las versiones que desde hacía varios días venían circulando.

Era un secreto a voces que la Dra. Ana Tavella, Secretaria de Salud, no continuaría en funciones. Los rumores que daban cuenta de este desplazamiento no eran nuevos, aunque la facultativa nunca los reconoció y, podría decirse, nunca aceptó tal posibilidad

como cierta. De todos modos, su desplazamiento se oficializó en medio del desayuno mencionado. En su reemplazo fue designada la Dra. Maricel Rosetti, quien se desempeñara como Vice Directora del Hospital “San Carlos” durante la dirección de Germán Camiletti, y que actualmente tenía funciones en el área regional de Salud dependiente del Ministerio de Gobierno de la Provincia. Con respecto al Director de Salud, Dr. Gerardo Minio, presentó su renuncia luego de las elecciones, voluntariamente, para dedicarse de pleno a su consultorio privado. El cargo del Director no será ocupado por nadie, al menos en lo inmediato.

Otro desplazamiento tiene que ver con Enrique Ferragutti, quien tuviera a su cargo la Dirección del Teatro “Dante” en los últimos 15 meses. Cuando comenzó a circular su desvinculación, Ferragutti manifestó desconocer la especie, ya que nadie lo había anoticiado de semejante decisión. Sin embargo, a pocos días de eso, el Intendente en persona, acompañado por el Secretario de Gobierno, visitaron a Ferragutti en el Teatro y le comunicaron la noticia. Los argumentos para su desplazamiento fueron desde no haber cumplido las expectativas que se tenían a su respecto, hasta la difusa expresión “decisión política”. Ferragutti se sintió tocado por su despido. Si bien prefirió no entrar en polémicas, confesó en una nota radial sentirse afectado por el trato recibido, que consideró no merecer a la hora del final.

Es un dato al menos curioso que en la rueda de prensa ya referida, Sarasola se refirió al desplazamiento de Ferragutti como una decisión personal del ahora ex Director del Teatro Municipal, relacionándolo a su actividad docente privada (algo similar esbozó refiriéndose a Tavella). Sin embargo, en la misma mañana, el Secretario de Cultura expresó públicamente aquello mismo de “no haber cumplido con las expectativas”. No habrá reemplazo para Ferragutti, quedándose con la labor alguien que fuera Director durante varios años, y con un notable desempeño, Diego Costa, hoy regularizado como personal de planta del Municipio.

Dos personas que ejercían funciones dentro del Concejo Municipal hasta el pasado 10 de diciembre, también pasan a formar parte del círculo de funcionarios de la gestión. Una de ellas, Lorena Casati, quien fuera Concejal durante dos años y que abandonó la banca ese día. Cuando José Luis Rodriguez ocupó el segundo lugar en la lista de candidatos a Concejales, era decisión tomada que, en caso de entrar al Concejo el actual Secretario de Cultura, sería reemplazado por Casati. Al no conseguir los cotos para acceder a esa banca, Rodriguez sigue en su función. ¿Y qué hacemos con Lorena? La solución fue crear un cargo dentro de la Subsecretaría de Producción que coordina Paglialonga. En política, la ductilidad para desempeñarse en Cultura o bien hacerlo en Producción, es llamativa y no admite cuestionamientos, más allá de lo disímil de ambas temáticas…

En caso de Federico Medera, quien se desempeñaba como Secretario del Concejo, será ubicado dentro del área de la Secretaría de Seguridad, en manos de Federico Censi. Medera llevará a cabo tareas de inspección en comercios y empresas.

Finalmente, y dentro de área de Desarrollo Social que coordina Celina Arán, se anunciaron un cambio y un nombramiento. En el Centro de Acción Familiar “Eva Perón” (CAF), la coordinadora Fernanda Olmedo es reemplazada por Fabiana Zucchetti. En el futuro Centro de Cuidado Infantil de Nueva Roma, que comenzará a funcionar en febrero, ha sido nombrada como coordinadora Jesica Volonté.

Todos estos cambios y nombramientos son facultades que tiene un Intendente, y no pueden discutirse desde ese lugar. Creemos que la designación de Maricel Rosetti es superadora, y se trata de una buena elección. La ida de Minio, voluntaria, es una pérdida. También lo es la de Ferragutti, en su caso obligada, aunque también por decisiones políticas hace 15 meses accedió al cargo que ahora debe dejar. Lo de Casati y Medera, tiene todo el aspecto del afán de conseguirles un cargo luego de haberse quedado sin Concejo, lo que no significa que no tengan capacidad para desarrollar las tareas ahora asignadas.

Sabemos que en política así se nombran funcionarios. Lo ideal sería la apertura de concursos, aunque por ahora sigue siendo una utopía. Muchas veces, quienes están en la oposición a una gestión, critican los modos de nombramiento, y luego, cuando son oficialismo, llevan adelante las mismas prácticas que antes criticaban.

Como sea, cabe desear que todos, los nuevos y los que siguen en sus cargos, tengan buena gestión en estos dos años que quedan de la administración de Sarasola. Ello redundaría en beneficios para la gente, que siempre debiera ser la principal recipiendaria de todos los esfuerzos.

 

 

Por GUILLERMO MONCLÚS.