EQUIPOS DE CENTROS DE SALUD DE CASILDA: «EN VARIAS OPORTUNIDADES INTENTAMOS EXPLICAR LA NECESIDAD IMPERIOSA DE MEJORAR NUESTRAS CONDICIONES LABORALES, QUE NO SE CIRCUNSCRIBEN A LA REMUNERACIÓN»

0
326

En las renuncias presentadas ante el Director de Salud del Municipio, los profesionales que integraban los equipos de salud de los Centros Barracas-Yapeyú y Granaderos a Caballo, detallan los motivos de su decisión. Aquí el texto completo.

Tal como damos cuenta por separado, siete médicos generalistas, una licenciada en psicología y una trabajadora social presentaron sus renuncias como integrantes de los equipos de Salud de los Centros de los Barrios Barracas-Yapeyú y Granaderos a Caballo.

Las renuncias fueron presentadas ante el Director de Salud del Municipio, Dr. Nicolás Taraborrelli, y en ellas expresan los motivos de la decisión.

La nota, fechada en 13 de mayo, informan que «como trabajadores en condición de monotributistas de los equipos de salud de atención primaria de los CAPS Barracas-Yapeyú y Granaderos a Caballo, nos dirigimos a Ud. a los fines de informar que a partir del día 16 de mayo del corriente año no prestaremos más servicios en dichos CAPS».

Expresan que «si bien en este momento no tenemos una relación contractual que exija anticipar formalmente decisiones laborales, queremos continuar accionando del mismo modo que lo hicimos hasta hoy, basándonos en el respeto y priorizando la organización de los Centros de Salud».

En cuanto a los motivos, dicen que «en el último tiempo, por medio de varias reuniones con la Dirección de Salud, Intendencia, e incluso presentando la situación ante el Concejo Municipal, intentamos explicar imperiosamente la necesidad de mejorar nuestras condiciones laborales actuales, que no se circunscriben únicamente a la remuneración».

«Lamentablemente, y a pesar del esfuerzo nuestro como trabajadores y de su gestión, esto no fue posible. En la actualidad nuestros honorarios se encuentran totalmente desfasados de lo sugerido por los Colegios que avalan nuestras profesiones, sumado a que los equipos de salud cuentan con recurso humano escaso y con condiciones edilicias insuficientes para satisfacer la demanda de la población», agregan.

«Es por eso que, con mucho pesar y sin dejar de lado la preocupación por la consecuente vulneración de derechos que sufrirán los usuarios de los Centros de Salud, decidimos dejar de prestar servicios en los efectores mencionados. Es nuestro deseo que dichas condiciones puedan ser mejoradas en beneficio de futuros trabajadores y de la población», finalizan.

Los textos completos de las renuncias expresan:

«Casilda, 13 de mayo de 2024.

Dirección de Salud de la Municipalidad de Casilda – Dr Nicolás Taraborrelli

Mediante la presente, como trabajadores en condición de monotributistas de los equipos de salud de atención primaria de los CAPS Barracas-Yapeyú y Granaderos a Caballo, nos dirigimos a Ud. a los fines de informar que a partir del día 16 de mayo del corriente año no prestaremos más servicios en dichos CAPS.

Si bien en este momento no tenemos una relación contractual que exija anticipar formalmente decisiones laborales, queremos continuar accionando del mismo modo que lo hicimos hasta hoy, basándonos en el respeto y priorizando la organización de los Centros de Salud.

Por consiguiente creemos importante aclarar los motivos que nos llevan a tomar esta decisión. En el último tiempo, por medio de varias reuniones con la Dirección de Salud, Intendencia, e incluso presentando la situación ante el Concejo Municipal, intentamos explicar imperiosamente la necesidad de mejorar nuestras condiciones laborales actuales, que no se circunscriben únicamente a la remuneración.

Lamentablemente, y a pesar del esfuerzo nuestro como trabajadores y de su gestión, esto no fue posible. En la actualidad nuestros honorarios se encuentran totalmente desfasados de lo sugerido por los Colegios que avalan nuestras profesiones, sumado a que los equipos de salud cuentan con recurso humano escaso y con condiciones edilicias insuficientes para satisfacer la demanda de la población.

Es por eso que, con mucho pesar y sin dejar de lado la preocupación por la consecuente vulneración de derechos que sufrirán los usuarios de los Centros de Salud, decidimos dejar de prestar servicios en los efectores mencionados.

Es nuestro deseo que dichas condiciones puedan ser mejoradas en beneficio de futuros trabajadores y de la población

Sin más, saludamos atentamente.»