LAS DIMENSIONES

0
412

 

HABLAR DE LA EVOLUCIÓN del Ser Humano siempre estuvo asociada a los niveles de Consciencia que en cada escalón, plano o dimensión ha sido alcanzado por el individuo o el conjunto de la humanidad. Por ello los términos 3D, cuarta o quinta dimensión son tan vistos en los textos referentes a éstos temas.

Para clarificar a qué nos referimos con cada uno de esos vocablos ofrezco una concentrada descripción de la visión y percepción de las realidades en cada uno de esos estamentos.

TERCERA DIMENSIÓN DE CONSCIENCIA.

Consideras a la materia como algo sólido, impenetrable, que sólo puede alterarse mediante ESFUERZO.

Esta vibración requiere el empleo de la FUERZA, y está conectada con el HACER.

Trabajas duro.

Utilizas el sarcasmo, te expresas de forma indirecta.

Te conectas sólo por chat y evitas el contacto directo.

Si tienes algún síntoma físico, lo “atacas” inmediatamente, o lo niegas.

Planeas lo que vas a decir a tu contrincante.

Concibes el tiempo como lineal e irreversible, no se puede viajar ni al pasado ni al futuro.

Si estás vibrando en la Tercera Dimensión de consciencia, corres, corres todo el día para garantizar tu supervivencia.

Ves al mundo como un campo en el que luchan “nosotros contra ellos”.

Sólo estás tranquilo cuando tienes todo bajo tu control y las cosas suceden de acuerdo a lo que crees que deberían ser más favorable para ti, pero el fantasma del miedo a que así no ocurra subyace en tu mente.

Como mayor logro podrás alcanzar la calma pero no la Paz.

No hay lugar para ti, o, si lo hay, otro se queda sin sitio, lo que hace que sientas que debes competir para sobrevivir.

Tu mente afligida dirige tu día, no puedes acallarla. Stress.

El tiempo es tu tirano, vives bajo presión.

Consumes, consumes productos como una forma de sentirte pleno y seguro, y trabajas y haces más para obtener más productos.

Todo el paradigma que cae, con los medios como forma de control, está destinado a mantenerte en este estado de consciencia.

CUARTA DIMENSIÓN DE CONSCIENCIA.

Reconoces que la vida puede cambiar según tu estado emocional.

Comienzas a cuestionarte la impenetrabilidad de la materia.

Trabajas el Karma.

Apuestas a que podrías tener “suerte”.

Te das cuenta de que el tiempo es subjetivo.

Tratas de ser bueno a los ojos de algún Dios.

Todavía reaccionas en lugar de responder.

Si tienes un síntoma físico, investigas sus causas, aprendes técnicas de sanación.

Comienzas a hacerte sensible, muy sensible a las vibraciones de violencia y dejas atrás muchas de las formas en que antes podías divertirte.

Eres vulnerable a las energías densas. Tienes el deseo de cambiarlas pero no sabes exactamente cómo.

Puede que comiences a leer sobre la ley de atracción, ya que mantienes tu percepción de un mundo real, “ahí fuera”, del que estás separado, pero ahora comienzas a percibir, que puedes “atraer” lo que deseas con tu mente. Y comienzas a darte cuenta del poder del pensamiento y del acto de pensar.

Comienzas a sentir una presión, porque te das cuenta de que no te satisface lo que has estado haciendo hasta ahora para “ganarte la vida”.

Algo nuevo surge, un entusiasmo, algo que te gusta hacer, pero no lo comienzas porque “no tienes tiempo”, o porque sientes que no te va a producir dinero.

QUINTA DIMENSIÓN DE CONSCIENCIA.

En tus primeras inmersiones, comienzas a percibir que no hay un “ahí fuera” real, palpable. Comienzas a percibir que ese “ahí fuera” puede ser ilusorio y manipulado, pero dejas de tomar partido, es decir, dejas de batallar contra el que te ha sometido a la manipulación.

Si tienes un síntoma físico, lo escuchas y comienzas a percibir que puede desaparecer, literalmente desaparecer, a medida que sigues subiendo tu frecuencia.

Percibes ahora que cada fuerza en pugna está ahí para lograr un equilibrio. Comienzas a percibir que lo que antes veías como enemigo es parte de ti.

Tus patrones más profundos salen a la superficie, pero ya no les temes, y notas que puedes soltar en días lo que hace cinco años te hubiera llevado meses enteros.

Te sientes en una buena proporción de tu día en un estado de sereno contento.

No puedes evitar agradecer.

Te resulta fácil mirar a los ojos a la gente en la calle y sonreír.

Las personas te perciben de otra manera y reaccionan diferente ante tu presencia

Manifiestas tus intenciones muy rápidamente, tu camino se llena de sincronías, recibes de manera inmediata las informaciones que necesitas, los contactos.

Pierdes amigos, o ellos te pierden. Llegan amigos nuevos, que traen un sentido de amor, colaboración, pureza y desapego.

Personas casi desconocidas te cuentas aspectos profundos de su vida sin saber exactamente por qué lo hacen y, sin saberlo tú tampoco, devuelves una respuesta que da calma y tranquilidad a esa persona.

Percibes la impermanencia de todo. Ves partir personas, cosas, lugares, pero hay algo que te lleva hacia delante y pierdes la tendencia al drama.

Te das cuenta de que puedes estirar el tiempo, disfrutas con cada nuevo descubrimiento de la maleabilidad de todo.

Comienzas a comprender el significado y sentido de la Compasión.

Hay ciertos lugares, ciertas situaciones que te producen una indecible gozo, generalmente conectados con la naturaleza.

Eres consciente de que la felicidad es un estado bajo tu total responsabilidad, y que puedes crearlo.

Comienzas a escuchar los mensajes del agua, de las plantas, de los animales, comienzas a percibir los susurros de tu Guía Interna.

Te tornas generoso, porque sabes que hay un Flujo que te sostiene siempre.

Aparecen personas que son “familiares”, como si ya las conocieras a pesar que nunca las hayas visto.

Te das cuenta de que eres un Ser de Luz desplegándose en múltiples formas, una de ellas, este cuerpo físico y esta identidad humana.

Te das cuenta de que Gaia es un Ser Espiritual, vivo y que estás en esta vida en íntima conexión con ella y su destino evolutivo.

Agradeces la vida misma, y la sientes vibrando en tu cuerpo.

Hay mucho más para descubrir acerca de esta dimensión de consciencia, que vibra en la frecuencia del Amor.

 

(IMAGEN DE ENCABEZADO TOMADA EN PROXIMIDADES DE LA CAPILLA CRISTO REY)

Por MIGUEL PIGOZZI

Email: angelmiguel2904@yahoo.com.ar