MATEO, HIJO DE ANABELLA Y BELÉN, FUE BAUTIZADO POR LA IGLESIA CATÓLICA DE CASILDA

0
658

El pequeño fue bautizado en la Parroquia «Nuestra Señora de Fátima», en coincidencia con su primer cumpleaños. Los temores de una negativa, fueron rápidamente disipados.

Anabella Camiletti y Belén Buffa son un matrimonio de Casilda, casadas legalmente a partir de la Ley de Matrimonio Igualitario.

El sueño de estar juntas y formar una familia se concretó con la llega de Mateo, ahora de un año de edad.

La intención de ambas de bautizar a Mateo según la religión católica se fue postergando, por temores propios de ambas mamás: temor a un “no”, a sentir que su pequeño fuese discriminado y no le permitiesen recibir ese sacramento.

Sin embargo, cuando se animaron y consultaron, la respuesta de la Iglesia Católica de Casilda no sólo que borró temores sino que las colmó de felicidad: no se opuso ningún reparo para que Mateo sea bautizado.

Lo que finalmente ocurrió, en coincidencia con el primer cumpleaños del niño, en la Parroquia “Nuestra Señora de Fátima de nuestra Ciudad. Desde la Parroquia “San Pedro Apóstol” también respondieron en el mismo sentido, sin oponer inconveniente alguno. Tal como debe ser.

En diálogo con el Programa “MAÑANAS DEL SUR”, de FM 107.3 – “RADIO DEL SUR”, con total alegría Anabella y Belén relataban la historia:

“Teníamos muchos temores, ante nuestro deseo de que Mateo recibiera su bautismo. Temores y prejuicios propios, de recibir un rechazo, un gesto que pueda discriminar a nuestro hijo. Pero ocurrió todo lo contrario, tanto desde la Parroquia San Pedro al comienzo, como desde la Paroquia de Fátima, lugar en que lo bautizamos, no ofrecieron ningún reparo, sino todo lo contrario”, dice Belén.

“Es el sueño concretado de armar una familia, de tener a nuestro hijo, de bautizarlo. Tenemos muchísimo que agradecer, a nuestras familias, que siempre nos acompañaron, a los doctores Carolina Diomissi, Bettina Zilli y Walter Palanca, que tuvieron que ver con la llegada de Mateo y su atención pediátrica, y a tantos amigos que nos acompañaron y estimularon desde el cariño y la presencia”, dice Anabella.

Casi a dúo, se ponen a disposición de todas aquellas personas que deseen contactarse con ellas, para escuchar su testimonio y saber que sí es posible: “Esto que tanto soñamos hoy es una realidad, y todos y todas aquellos que deseen concretar sus sueños, deben saber que pueden hacerlo”.

Una historia que tiene a nuestra Ciudad como escenario. Simplemente, una historia de amor.