UN FISCAL A LOS CINCO

0
128

24 de Febrero de 2017. Esa mañana, dos micros de la empresa Monticas se estrellaron contra el corazón de todos. La tragedia tan temida.

24 de Julio de 2017. A los 5 meses de aquél día aciago, el Fiscal Walter Jurado, integrante de la Unidad Fiscal de Homicidios Culposos del Ministerio Público de la Acusación, por la que se sustancia la investigación del luctuoso episodio que dejó 13 víctimas fatales y varios heridos, llegó a la Ciudad para reunirse con familiares de las víctimas.

Una visita similar se produjo el pasado 29 de marzo, cuando el mismo Dr. Jurado acompañado por las Fiscales Valeria Piazza Iglesias y Mariana Prunotto arribó a nuestra Ciudad, en esa ocasión tomar algunas declaraciones, también reuenirse con familiares y dialogar con la prensa durante unos minutos.

En esta ocasión, la visita de Jurado fue anunciada desde el Departamento Ejecutivo Municipal, desde donde se aclaró a través de la Subsecretaria Legal y Técnica Dra. Patricia Ferraretto que el Municipio sólo oficiaba de anfitrión, poniendo a disposición el Palacio Municipal, pero que desconocían el verdadero alcance de la llegada del funcionario y las actividades que desplegaría.

A media tarde del lunes 24 arribó el Dr. Jurado. Se reunió durante aproximadamente hora y media con los familiares de las víctimas, en el Salón Dorado del Palacio. Una charla que tal como ocurrió en marzo, se desarrolló dentro de la privacidad, lo cual es entendible y respetable, habida cuenta de la agudeza del tema y la lógica sensibilidad que el mismo despierta.

Sin embargo, son justamente los dos elementos enunciado en el final del último párrafo, los que originaron en los familiares y en toda la Comunidad una especial expectativa con respecto a la visita del Fiscal. Que llegara a nuestra Ciudad en el día exacto en que se cumplían 5 meses del desastre, que se reuniera con familiares, daba a suponer –o al menos se deseaba suponer- podía traer novedades concretas con respecto a la marcha de la investigación.

Nada de eso ocurrió. Luego del encuentro, unos de los familiares, Alberto Tieppo, quien perdiera a su esposa en el “accidente”, manifestaba: “Fue una visita protocolar, o de cortesía. No brindó nada sustancial, seguimos esperando. De mi parte le pregunté por la cubierta del coche, y respondió la tenían resguardada. Una hecho que debiera haberse esclarecido a los poco días, todavía no tiene ningún avance. No sé qué están esperando…”

Después del encuentro con los familiares, el Dr. Jurado se hizo unos minutos para dialogar con la prensa: dijo se trató de una reunión informal, que la causa tienen vario e importantes avances que se reservó en explicar solamente a la familiares (lo que claramente se contradice con el testimonio de Tieppo), que aún no se conocen los informes definitivos del segundo peritaje, que la investigación es ardua y sigue su curso, que es necesario agotar toda instancia antes de determinar si existen responsabilidades penales, que no puede dar una fecha estimativa para la finalización de la investigación y que no reciben presión alguna por parte del poder político.

Luego, apurado –desde el Municipio alguien develó no tuvo tiempo ni para tomar un café antes de irse- se subió al auto oficial y se marchó.

El Dr. Carlos Vedia, abogado representante de familiares de víctimas, dio su apreciación: “Quizás para el Fiscal haya adelantos importantes en la investigación, desde su óptica… Pero es entendible que los familiares esperen otra cosa… Hace ya 5 meses que están esperando alguna definición, creyeron era hoy ese momento, pero deben seguir esperando…”

Aquella calurosa mañana de febrero ha quedado marcada en el alma y el corazón de todos. De las comunidades de Casilda, Pujato, Zavalla, Pérez y Rosario. De todos, aunque claro está fundamentalmente de aquellos que perdieron sus seres queridos, a quienes la vida les cambió dramáticamente en un instante fatídico, por el sólo hecho, que debiera ser de improbable riesgo, de viajar en un colectivo de pasajeros y unos pocos kilómetros.

Es valorable la presencia del Fiscal en la Ciudad. No es común que salgan de sus ámbitos de trabajo, y más aún viajen a otras Localidades. Valorable también hablar cara a cara con la gente.

Pero también es lógica la exigencia de avances en la investigación. También es lógico el temor de que todo quede en la nada, en esos olvidos que agregan al dolor impotencia y rebeldía. No parece entendible no haya aún certezas de lo que pasó con un neumático… Como no parece entendible no haya aún al menos un atisbo de esclarecimiento de responsabilidades ya sea por acción o por omisión.

La Justicia si es lenta, no es Justicia. De eso, al menos por ahora, se trata esta historia.

 

 

Por GUILLERMO MONCLÚS.