DURO COMUNICADO DE MERENDEROS, COMEDORES Y ORGANIZACIONES SOCIALES DE CASILDA

0
160

“Desde el Gobierno Municipal se desestima nuestro trabajo y se miente sobre la asistencia a nuestras organizaciones”, expresa. “El hambre existe, es urgente y demanda de una respuesta inmediata”, agrega. Aquí, el texto completo.

Representantes de merenderos y organizaciones sociales de Casilda emitieron un duro comunicado, en el que refieren la situación social que atraviesan muchas personas en nuestra Ciudad, la realidad por la que atraviesan a la hora de pretender ayudar, y la poca o nula ayuda que reciben del Gobierno Municipal de Casilda y del Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

El disparador de dicho comunicado, según refiere el mismo, fueron expresiones vertidas en un programa radial por parte de Concejales y de la Directora de Desarrollo Social de la Municipalidad de Casilda.

A partir de ello, desarrollan en el texto una serie de apreciaciones que refieren a la acuciante necesidad de muchas familias, y a no tener respuestas, pese a reuniones mantenidas con el Ejecutivo local, a sus inquietudes.

Este es el texto completo:

Tomamos la palabra para responder los dichos de los concejales W. Palanca y G. Zarantonello y de la Directora de Desarrollo Social Patricia Bacalini, en el programa de Orellano.

Queremos aclarar que la Municipalidad de Casilda no ha desarrollado una política o plan de acción en el que se destine presupuesto para paliar la emergencia alimentaria y la crisis social que estamos viviendo. Las organizaciones, merenderos y comedores de la ciudad recibimos solamente «donaciones» (que no implican ningún tipo de presupuesto municipal) que le hacen llegar algunas empresas y comercios locales a la municipalidad, que en el último mes constaron por ejemplo de 3 kilos de harina, 8 puré de tomates y 1 kilo de azúcar, para cada merendero.  Es una obviedad aclarar que esto no alcanza para abordar la problemática del hambre en Casilda.

Desde nuestra parte nos presentamos todas las semanas desde el mes de marzo a las reuniones que organiza el Ejecutivo y en todas nos vamos sin respuestas concretas a las problemáticas planteadas y que recibimos de los vecinos, ya que los contenemos diariamente y conocemos profundamente sus padecimientos : adicciones, violencia de género, problemáticas habitacionales, desocupación, etc.

En relación a los dichos de los Concejales, en el que simplificaron la gravedad de la situación por la que todos los argentinos estamos atravesando diciendo que a la gente no le interesa trabajar,  queremos responderles que la situación requiere de un análisis más complejo. En las filas de nuestros comedores  Hay trabajadores formales que no les alcanza el sueldo para llegar ni a la primera quincena, mujeres jefas de hogar que se hacen cargo de sus hijos y sus casas con solo un ingreso, jubilados que están bajo la línea de la indigencia, jóvenes con problemáticas de consumo, infancias con todos los derechos vulnerados, personas que han perdido el trabajo, vecinos que si pagan un medicamento o una consulta médica se quedan sin comer porque se han vaciado todos los centros de salud, etc etc.

Las cifras oficiales reflejan está realidad y muestran que el problema no es individual sino que estamos atravesando una crisis social.

Creció la desocupación hasta 7,7% en el primer trimestre del año, esto implicaría que hay, aproximadamente, unos 1,63 millones de personas desocupadas, lo que implicaría unos 415.900 desocupados más solo en el primer trimestre del año. La pobreza, según el último informe de la UCA, alcanzó el 54,6% en el primer trimestre del 2024 y la tasa de indigencia habría alcanzado el 19,8%. Casi 25 millones de personas son pobres.

Esto se produce en un contexto de recesión brutal, que llevó al comercio, la producción y el consumo a niveles pandémicos, con una caída abrupta del empleo y de los salarios, por lo que los dichos de los concejales son desacertados, simplistas y dejan entrever Que no son  capaces de hacer un análisis acorde de la realidad y de la situación local, por lo que inducimos que tampoco serán capaces de implementar soluciones ante la gravísima situación que están padeciendo los vecinos.

Frente a este calamitoso panorama, las encargadas de paliar el hambre de la población son las organizaciones sociales, específicamente las cocineras comunitarias que trabajan en los  Comedores haciendo malabares para seguir cocinando a pesar de que los gobiernos redujeron la asistencia alimentaria a cero. Creemos que, y en consonancia con el discurso nacional, también desde el gobierno municipal se desestima nuestro trabajo y se miente sobre la asistencia a nuestras organizaciones, ya que permanentemente tenemos que salir a aclarar que no existe presupuesto ni plan de acción serio para solucionar las problemáticas de los vecinos.

Desde la UTEP Y MAR hemos presentado proyectos para declarar la emergencia alimentaria y las soluciones correspondientes sin tener ninguna respuesta ni del gobierno municipal ni tampoco del concejo.

El GOBIERNO PROVINCIAL Y MUNICIPAL tiene mecanismos PARA QUE ESTE AJUSTE NO LO PAGUEMOS LOS mismos de siempre, porque en nuestra provincia están las principales Agroexportadoras del país que van a tener ganancias extraordinarias y es ahí donde tiene que recaer el ajuste.

Cómo siempre decimos cualquier persona y medios de comunicación pueden recorrer nuestros dispositivos, comedores y merenderos para reafirmar nuestros dichos y comprobar la única verdad: el hambre existe, es urgente y demanda una respuesta inmediata».